Cómo proteger del sol la piel de tu bebé

Cómo proteger del sol la piel de tu bebé

Por fin decimos adiós al duro invierno y como los caracoles, invadimos las calles en busca de un rayito de sol que eleve al infinito nuestros niveles de serotonina. Y con nosotras, nuestros inseparables bebés, extasiados ante la posibilidad de por fin, conocer más a fondo al amigo Lorenzo en esos largos paseos primaverales.

Hasta ahora, el relato resulta idílico, y creedme, lo es, pero teniendo en cuenta una serie de precauciones para que los días al sol sean saludables para los más pequeños. Por eso, queremos plantearos una serie de medidas a tomar para proteger a vuestros bebés del sol.

Cambiar nuestra mentalidad 

Es cierto que el sol puede ser más intenso y constante en determinadas épocas del año como verano, donde además, cambia nuestra vestimenta y más partes de nuestra piel están expuestas. Por eso, no es casualidad que verano sea el periodo súper ventas de las cremas solares. 

Sin embargo, a menos que vivas en el Polo Norte, donde el sol se oculta durante 6 meses al año, es importante que tu bebé esté protegido los 365 días. Y aunque pensemos que el principio de la primavera es un momento idóneo para hablar sobre este tema, bien podríamos haberlo publicado el 21 de diciembre con la llegada del frío, y aún así, sería una fecha interesante. Recordad, el sol es como el gran hermano que cada día nos observa desde arriba.

Cremas solares

La crema solar debe ser un elemento imprescindible en nuestra pañalera. La piel de los más pequeños es infinitamente sensible en comparación con la nuestra y las quemaduras a esa corta edad pueden incluso tener consecuencias negativas en la vida adulta “las quemaduras tienen memoria”.

Por eso es conveniente aplicar crema solar de la máxima protección y específica para bebés a poder ser, en todas las zonas del cuerpo del bebé que vayan a estar expuestas. La aplicación la debemos hacer media hora antes de la exposición al sol y renovarla mínimo cada dos horas. Hasta los 3 años, el mejor protector solar es el de filtro físico, ya que la piel no lo absorbe fácilmente, reduciéndose así la probabilidad de reacciones alérgicas. En adelante, pueden usarse los protectores solares con filtros químicos.

¿Desde qué edad puede utilizar mi bebé cremas solares?

No es recomendable utilizar cremas solares hasta los 6 meses de edad, ya que hasta entonces la piel es bastante inmadura y podría absorber ciertas sustancias químicas de la crema. 

¿Y hasta entonces? ¿Cómo le puedo proteger del sol?

Hasta entonces debemos implementar una serie de medidas, que también deberemos seguir llevando a cabo a partir de los 6 meses, cuando la crema se convierta en nuestro nuevo aliado:

Utilizar ropa fresca y transpirable 

La ropa también es una buena barrera de protección frente al sol. Elige ropa ligera, fresca y de tejidos transpirables como el algodón o el lino, evitando las telas sintéticas.

Protege su cabeza con gorras y sombreros

Las gorras y los sombreros son otro must que no debe faltar en la pañalera. Son especialmente recomendables los sombreros con ala suficientemente ancha como para proteger la cara, las orejas y la nuca.

Carrito con capota y sombrilla

Un carrito que se precie debe incorporar estos dos accesorios, imprescindibles para esos largos paseos al sol. Y no, con extender la capota del carro no es suficiente en esas ocasiones en las que vuestro bebé tiene el sol de frente. Por eso os recomendamos encarecidamente haceros con una buena sombrilla, ya que no debemos exponer a nuestros bebés, sobre todo si tienen menos de 6 meses, directamente al sol.

Hidratación

Si tu bebé va a estar al sol muchas horas, sudará y necesitará reponer ese líquido hidratándose con frecuencia para evitar el riesgo de deshidratación. Ten siempre a mano una botella o un biberón de agua, y aunque no te lo pida, ofréceselo cada cierto tiempo.

Trata de ir por la sombra

Tampoco es cuestión de evitar el sol en todo momento, pero acostúmbrate a ir por la sombra con tu bebé, o escoger lugares sombreados para almorzar, etc…

Evita las horas centrales del día

A ciertas horas del día los rayos inciden más directamente. Por eso evita exponerle en las horas centrales del día. Aproximadamente entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde es cuando los rayos ultravioleta son más potentes.

Llevando a cabo esta serie de medidas estamos seguras de que vuestros bebés disfrutarán al máximo de sus salidas y estarán protegidos. Y para ayudaros en esta misión de cuidar la piel de los vuestros, en la Farmacia Online Mamás para Siempre hemos hecho una selección de cremas solares específicas para bebés que recomendamos por su alta calidad y eficacia, tanto para el cuerpo como para proteger su rostro

¿Y vosotras? ¿Tomáis alguna medida extra contra el sol?