Hot Tags
No tags have been specified yet.
Protege a tu bebé este verano

Protege a tu bebé este verano

¿SABES CÓMO PROTEGER A TU BEBÉ ESTE VERANO?

Con la subida de las temperaturas debemos proteger a nuestro bebé para evitar su deshidratación y que sufra un “golpe de calor”.

Es importante prestar atención especialmente a los lactantes, ya que son más sensibles al calor porque aún no tienen totalmente desarrollado su cuerpo para regular la temperatura corporal.

¿Cómo saber si mi bebé tiene demasiado calor?

Las manos y pies de los bebés suelen estar más frías que el resto de su cuerpo, cuando queramos saber su temperatura, debemos fijarnos en el tórax y el cuello del bebé.

Síntomas de que nuestro bebé está pasando demasiado calor:

  •  Irritabilidad
  • Irritación en la piel del cuello, pecho y axilas
  • Piel seca y caliente
  • Cansancio y debilidad
  • Vómitos y náuseas
  • Desmayos y/o pérdida de conciencia
  • Dolor de cabeza
  • Deshidratación
  • Fiebre

Debemos prestar atención a los posibles signos que pueda presentar nuestro bebé, incluso a la sombra, porque si se prolongase la exposición de nuestro bebé a altas temperaturas podría llegar a ocasionarle serios problemas de salud.

¿Cómo proteger a nuestro bebé del calor durante el verano?

·      Hidratación y alimentación:

Cuanto más pequeño sea nuestro bebé, más sensible será a la pérdida de líquidos y por tanto será más fácil la deshidratación.

Por este motivo, debemos aumentar el número de tomas de pecho o biberón. En niños con lactancia artificial o materna no sería necesario proporcionarles agua porque su necesidad de líquidos estaría cubierta por la leche.

Pero, en bebés sin lactancia es recomendable ofrecerles con frecuencia agua para evitar la deshidratación. Además, es normal que con el calor disminuya el apetito de nuestro bebé, recuerda que podemos ofrecerle fruta o zumos que le refrescarán; además de ofrecerle agua más a menudo.

En nuestra tienda online puedes encontrar numerosos artículos que hemos seleccionado para ti como termos, biberones, dosificadores de fórmula o portachuchara para tener todo a mano estés dónde estés.

·      Vestimenta:

Utiliza ropa ligera y transpirable, como el algodón o el lino, y colores claros. Durante el verano, protégelo con un gorrito y si hace mucho calor puedes dejarle solo el pañal; recuerda que debe estar siempre a la sombra.

Por las noches, aunque refresque, evita taparlo en exceso ya que puede empezar a sudar y producírsele irritaciones en la piel.

Evita las mochilas porta bebés durante esta época del año, ya que transmitiremos nuestro calor corporal al bebé.

·      Horas de sol:

La piel de nuestro bebé es muy delicada y no está totalmente formada hasta que alcanza los 3 años de edad. Por esto, debemos protegerlo de las agresiones externas que el verano puede provocar en su piel.

Evita la exposición al sol entre las 11 y las 16h y busca siempre lugares con sombra y lo más frescos posible. La temperatura recomendada para nuestro bebé es de entre 22 y 25ºC.

·      Actividades en exterior:

En caso de acudir a una piscina o playa, ten en cuenta que, si tu bebé tiene menos de 6 meses, el agua del mar debido al exceso de sal puede dañar su piel, igual que lo puede hacer el cloro de las piscinas; así que es mejor evitarlo.

·      Protección solar:

Siempre que vayamos a salir al aire libre, debemos proteger la piel de nuestro bebé aplicándole protección solar. Además de intentar que siempre esté a la sombra o bajo una sombrilla.

En Mamás para Siempre tenemos una amplia gama de solares pediátricos seleccionados especialmente para proteger la piel de tu bebé desde el primer día.

-          Recuerda que debemos aplicar el protector solar 30 minutos antes de la exposición

-          Repetir la aplicación, máximo cada 2 horas

-          Utilizar solares con un factor de protección alto y a poder ser específicos para bebés ya que están formulados teniendo en cuenta las necesidades que tiene la piel delicada de un bebé.

-          Si es la primera vez que le aplicar un solar, es recomendable probar en una pequeña zona de su piel para asegurarnos de que no le provoque reacción.

 

Si quieres conocer más sobre la piel de tu bebé y sus cuidados, puede que te interese nuestro artículo del blog los Cuidados de la piel del bebé.

 

All comments

Leave a Reply