Los beneficios de la siesta en los niños

La siesta, ese breve descanso durante el día que muchos adultos añoran, es una parte esencial de la vida de un niño. Aunque puede parecer una actividad trivial, la siesta desempeña un papel fundamental en el desarrollo físico, mental y emocional de los niños. 

Con el inicio de curso, miles de niños afrontan por primera vez un importante cambio en sus rutinas. En muchos colegios, cuando los alumnos avanzan en el ciclo de educación infantil y van superando la barrera de los 4 años, ven cómo la siesta desaparece de su horario escolar. 

Por supuesto, no descubrimos nada nuevo si reseñamos los beneficios de la siesta para los bebés y niños pequeños. Pero queremos destacar que según diferentes estudios, la siesta diaria sería importante hasta incluso los 5 años. Aquí los motivos: 

  1. El Descanso es Esencial para el Desarrollo Cognitivo.

El cerebro de un niño está en constante desarrollo y crecimiento. Durante el sueño, especialmente durante las siestas, se producen importantes procesos de consolidación de la memoria y organización de la información. Esto significa que cuando un niño toma una siesta, su cerebro tiene la oportunidad de procesar y almacenar todo lo que ha aprendido durante el día. Las siestas ayudan a los niños a asimilar mejor los conceptos y a retener la información, lo que puede mejorar su desempeño académico. 

  1. Promoción del Crecimiento Físico.

Además del desarrollo cerebral, las siestas también son cruciales para el crecimiento físico de los niños. Durante el sueño, el cuerpo libera hormonas de crecimiento que son responsables de la reparación y el crecimiento de tejidos, músculos y huesos. Si los niños no duermen lo suficiente, pueden perderse estos beneficios clave para su desarrollo físico, lo que puede tener un impacto negativo en su salud general a largo plazo.

  1. Estabilidad Emocional.

Los niños experimentan una amplia gama de emociones a lo largo del día, desde la excitación hasta la frustración. Las siestas pueden ayudar a mantener un equilibrio emocional saludable. Cuando un niño está cansado, es más propenso a las emociones negativas, como el mal humor y la irritabilidad. Una breve siesta puede recargar su energía y mejorar su estado de ánimo, lo que beneficia no solo al niño sino también a sus cuidadores y familiares.

  1. Prevención del Agotamiento

Los niños son naturalmente activos y curiosos, lo que puede llevarlos a agotarse rápidamente. Las siestas proporcionan una pausa necesaria para descansar y recuperar energías. Sin este tiempo de descanso durante el día, los niños pueden volverse más irritables y menos capaces de concentrarse en sus actividades. Una breve siesta puede revitalizarlos, lo que les permite participar de manera más efectiva en sus actividades diarias.

  1. Fortalecimiento del Sistema Inmunológico.

El sueño desempeña un papel fundamental en el fortalecimiento del sistema inmunológico. Durante el sueño, el cuerpo produce proteínas que combaten infecciones y ayudan a prevenir enfermedades. Los niños que duermen lo suficiente, incluyendo siestas regulares, tienen menos probabilidades de enfermarse con frecuencia y se recuperan más rápidamente cuando lo hacen.

  1. Fomento de la Creatividad.

Las siestas también pueden fomentar la creatividad en los niños. Durante el sueño, el cerebro puede procesar ideas y pensamientos de manera diferente a cuando está despierto. Esto puede llevar a la generación de ideas creativas y soluciones a problemas que un niño pueda estar enfrentando. Además, un niño descansado es más propenso a participar en actividades creativas y exploratorias.

  1. Mejora del Comportamiento.

La falta de sueño puede tener un impacto negativo en el comportamiento de los niños. Los niños que están privados de sueño son más propensos a tener problemas de conducta, como la hiperactividad y la impulsividad. Las siestas regulares pueden ayudar a reducir estos problemas y promover un comportamiento más tranquilo y controlado.

  1. Calidad del Sueño Nocturno. 

A menudo se piensa que las siestas pueden interferir con el sueño nocturno de los niños, pero esto no es necesariamente cierto. De hecho, las siestas adecuadas durante el día pueden mejorar la calidad del sueño nocturno de un niño. Un niño que está descansado durante el día es más propenso a dormir bien por la noche, lo que beneficia tanto a los niños como a sus padres.

Como veis, más allá del placer de “echar una cabezadita” los beneficios de una buena siesta son infinitos. Por eso, no privemos de ello, si es posible, a nuestros niños. 

¿Y vuestros niños? ¿Hasta qué edad durmieron la siesta?

Ver artículos del autor
José Antonio Galán Ceballos

Farmacéutico Titular y CEO de mamasparasiempre.com

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar.

¿En qué podemos ayudarte?