La crianza consciente. Nutriendo el vínculo entre padres e hijos

La crianza consciente es un enfoque de crianza que ha ganado popularidad en las últimas décadas, a medida que los padres buscan formas más profundas y significativas de criar a sus hijos. Se trata de estar presente, atento y comprometido en la crianza de los hijos, reconociendo las necesidades individuales de cada niño y fomentando un vínculo más sólido. 

El concepto de crianza consciente se basa en la idea de estar completamente presente en el momento con tus hijos, de modo que puedas responder de manera atenta y sensible a sus necesidades. Implica una profunda conexión emocional y una comunicación abierta con los niños. En lugar de seguir un conjunto rígido de reglas, la crianza consciente se adapta a las necesidades individuales de cada niño, reconociendo que cada uno es único y merece un enfoque personalizado.

Esta metodología para educar también implica la autoconciencia de los padres. Significa que los padres deben ser conscientes de sus propias emociones, comportamientos y reacciones para poder modelar comportamientos saludables y equilibrados para sus hijos. Los padres conscientes practican la empatía y la autorreflexión para fomentar una relación sana y amorosa con sus hijos.


La crianza consciente se basa en varios principios fundamentales que guían a los padres en su enfoque de crianza:

  1. Estar presente: La presencia plena es esencial en la crianza consciente. Significa estar física y emocionalmente presente cuando estás con tus hijos, en lugar de estar distraído o preocupado por otras cosas.
  2. Escucha activa: Escuchar activamente a tus hijos es fundamental. Esto implica prestar atención a sus palabras y emociones, mostrando interés genuino y validando sus sentimientos.
  3. Empatía: Practicar la empatía es un pilar fundamental. Los padres deben esforzarse por comprender los sentimientos y perspectivas de sus hijos, incluso si no están de acuerdo con ellos.
  4. No juzgar: En lugar de juzgar o criticar a sus hijos, los padres conscientes buscan comprender y apoyar. Se fomenta un ambiente libre de juicio, donde los niños se sienten seguros para expresarse.
  5. Respeto mutuo: La crianza consciente se basa en un respeto mutuo entre padres e hijos. Los padres respetan la individualidad y la autonomía de sus hijos, al tiempo que establecen límites saludables.
  6. Comunicación abierta: Fomentar una comunicación abierta y honesta es esencial. Los padres conscientes alientan a sus hijos a hablar sobre sus pensamientos y sentimientos sin miedo a represalias.

Beneficios de la Crianza Consciente

La crianza consciente ofrece una serie de beneficios tanto para los padres como para los niños. Algunos de estos beneficios incluyen:

  1. Vínculo más fuerte: La crianza consciente promueve un vínculo emocional más fuerte entre padres e hijos. Cuando los niños se sienten escuchados, valorados y amados, la relación entre padres e hijos se fortalece.
  2. Mayor autoestima: Los niños criados de manera consciente tienden a desarrollar una autoestima más sólida. Saber que sus pensamientos y sentimientos son respetados les brinda confianza en sí mismos.
  3. Habilidades de afrontamiento: La empatía y la comunicación abierta enseñan a los niños habilidades de afrontamiento saludables, lo que les permite lidiar con el estrés y las dificultades de manera más efectiva.
  4. Comportamiento más positivo: Los niños que son criados de manera consciente tienden a mostrar un comportamiento más positivo y cooperativo. Se sienten seguros y apoyados, lo que reduce los conflictos.
  5. Desarrollo emocional saludable: La crianza consciente permite a los niños explorar y expresar sus emociones de manera segura, lo que contribuye a un desarrollo emocional saludable.

Cómo Practicar la Crianza Consciente

La crianza consciente no es un enfoque único para todos, ya que se adapta a las necesidades de cada familia y de cada niño. Sin embargo, hay algunas prácticas comunes que los padres pueden incorporar:

  1. Establece tiempo de calidad: Dedica tiempo de calidad a tus hijos. Esto no significa necesariamente pasar horas interminables juntos, sino estar presente y comprometido durante el tiempo que pasas con ellos. 
  2. Escucha activamente: Escucha a tus hijos con atención y empatía. Valida sus sentimientos y permite que se expresen libremente. 
  3. Fomenta la comunicación: Crea un ambiente donde tus hijos se sientan cómodos compartiendo sus pensamientos y sentimientos contigo. Anima la comunicación abierta y honesta.
  4. Practica la paciencia: La crianza consciente a menudo implica ser paciente. Reconoce que los niños pueden tener altibajos emocionales y sé comprensivo.
  5. Establece límites con amor: Los límites son importantes en la crianza consciente. Establece límites claros y consistentes, pero hazlo con amor y respeto. 
  6. Modela el comportamiento deseado: Los niños aprenden observando a sus padres. Modela el tipo de comportamiento que deseas ver en tus hijos.
  7. Practica la autorreflexión: Reflexiona sobre tu propia crianza y comportamiento. Reconoce tus propias emociones y cómo pueden influir en la relación con tus hijos.

Desafíos y dificultades de la crianza consciente 

Por último, queremos reseñar que, aunque la crianza consciente es una forma valiosa de criar a los hijos, también presenta enormes desafíos. Requiere tiempo, esfuerzo y autoconciencia por parte de los padres, lo cual puede ser agotador. Además, puede haber presiones externas que dificultan la práctica de la crianza consciente, como las expectativas sociales y laborales.

¿Y vosotras? ¿Tratáis de aplicar una crianza consciente con vuestros hijos?

Ver artículos del autor
José Antonio Galán Ceballos

Farmacéutico Titular y CEO de mamasparasiempre.com

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar.

¿En qué podemos ayudarte?