10 chistes para Navidad que darán salud a tus hijos

La Navidad es un momento idóneo para disfrutar en familia, y el disfrute en su máximo esplendor tiene forma de carcajada.

Además. hacer reír a nuestros niños es una de las mayores satisfacciones que podemos sentir como madres. Y estos momentos mágicos son, para todos, una fuente de salud.

En la farmacia online Mamás para siempre tenemos un compromiso con el bienestar de toda la familia y por eso queremos ayudaros a estar más sanos tanto mental como físicamente esta Navidad a través de esta selección de 10 chistes, ideales para contar en las reuniones familiares a vuestros niños y hacerlos llorar, pero de la risa. Esperamos que os hagan reír y nada nos haría más ilusión que ver cómo se los contáis a los vuestros en estas fechas.

Sin más preámbulos. He aquí nuestra selección de chistes para alegrar la Navidad en familia, sin faltar algunos del clásico Jaimito. ¡A disfrutarlos!

Un gato camina por un tejado maullando:

– ¡Miau, miau!

Y se le acerca otro gato.

– ¡Guau, guau!

Entonces el primer gato le dice.

– Oye ¿por qué ladras si eres un gato?

Y el otro le contesta.

– ¿Es que uno no puede aprender idiomas?

La madre de Jaimito está hablando con una amiga y le dice:

– Pues a mi hijo Jaimito le gusta mucho bailar y cantar y de mayor quiere dedicarse a una de esas dos cosas, pero no sabe cuál elegir. A lo que la amiga le contesta

– Pues yo creo que debería elegir el baile.

– ¿Por qué? ¿Le has visto bailar?

– No, ¡pero le he oído cantar!

¿Por qué los franceses comen caracoles?

Porque no les gusta la comida rápida.

La maestra le dice a Jaimito:

– Jaimito, si en esta mano tengo 8 naranjas y en esta otra 6 naranjas. ¿Qué tengo?

– Unas manos enormes, maestra.

Dos ovejas juegan al fútbol, una de ellas lanza muy lejos el balón y la otra oveja le dice:

– Veeeeeee

Y la otra contesta:

– Veeeeeee tú.

¿Por qué está triste el libro de matemáticas?

¡Porque tiene muchos problemas!

¡Mamá, mamá! ¿Qué tienes en la barriga?

– Un bebé

– ¿Y lo quieres?

– ¡Claro que sí Jaimito!

– Entonces, ¿por qué te lo comiste?

¿Qué le dice un gusano a otro?

Me voy a dar la vuelta a la manzana.

A Jaimito le regalaron una bicicleta y salió a probarla:

– ¡Mira mamá! ¡Sin una mano!

Después de unos minutos:

– ¡Mira mamá! ¡Sin ambas manos!

Cuando pasó de nuevo junto a su madre exclama:

– ¡Mira mamá! ¡Sin dientes!

Maestra, ¿me castigaría usted por algo que no hice?

– No Jaimito, ¡por supuesto que no!

– ¡Qué alivio!, porque no hice la tarea de hoy.

¿Os habéis reído? Esperamos que sí. Ahora, ya sabéis, a compartirlos con los vuestros y a disfrutar de una Navidad superlativa donde brille la risa. Y si todavía sois madres de bebés muy pequeñitos os los podéis aprender. Tendréis para contarlos ¡tantas Navidades!

Desde Mamás para siempre queremos desearos una increíble Navidad y os recordamos que si necesitáis algún producto para vuestro cuidado o el de vuestro bebé, contamos con una selección de los mejores artículos del mercado.

Ver artículos del autor
José Antonio Galán Ceballos

Farmacéutico Titular y CEO de mamasparasiempre.com

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar.

¿En qué podemos ayudarte?